SOLICITE SU ESPACIO

[961]1472310


Socializa
con nostros
Domingo 24 de Octubre de 2021
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.cloudy22 °C
SECCIONES
Chiapas de Tradiciones
Agro info
Agro notas
Agro negocios
Agro eventos
Agro Turismo
Ambiental
Agro Bovinos
Agro Tecno
Agro mujer
Agro Entretenimiento
Negocios
Noticias
Política
Turismo
Agricultura
Tecnología
Ganadería
Eventos
Mujer
Niños
AGRICULTURA

Ganadería

¿QUÉ SON LAS ENFERMEDADES DESATENDIDAS?*


Las enfermedades desatendidas afectan a más de mil millones de personas en todo el mundo, que corresponde a una sexta parte de la población mundial y que son poco o nada prioritarias para los servicios de salud, concentrándose en los países o regiones con menos recursos económicos (5) (6). Se considera que no suelen causar alta mortalidad, pero si alta morbilidad, tanto en poblaciones humanas como poblaciones animales, manteniéndose de forma endémica en las comunidades más pobres y mar- ginadas donde las mujeres y los niños suelen ser los más vulnerables (1) (7) (8) (9). Estas enfer- medades afectan los derechos humanos, impactan de manera grave la economía, la salud global y causan dolor y sufrimiento a las personas y a los animales que las padecen (3).

 

La mayor parte de las enfermedades infeccio- sas y parasitarias desatendidas se localizan en los trópicos, en la población más pobre. A este grupo de enfermedades se les consideró enfermedades tropicales olvidadas o desatendidas. Cabe seña- lar que la carga de enfermedad, no es a causa del clima tropical, sino a la pobreza y abandono de servicios que estas poblaciones tienen. Se considera que en las poblaciones pobres y olvidadas, persisten las enfermedades olvidadas, muchas de ellas zoonóticas (que pueden transmitirse entre animales y seres humanos), principalmente en los grupos más vulnerables, como son los grupos indígenas, pequeños grupos étnicos y de sectores rurales donde se desenvuelven los trabajadores agropecuarios, la minería y la pesca, así como a las mujeres e infantes que tienen un limitado acceso a los servicios de salud de calidad (9) (7) (10).

 

"Las Enfermedades Desatendidas son aquellas enfermedades de los animales o las personas que no tienen recursos suficientes para su atención, y que son opacadas por la atención de otros padecimientos sanitarios"

 

Es muy importante visibilizar que las en- fermedades zoonóticas emergentes, es decir, las nuevas enfermedades, se originan como enfermedades olvidadas, que por diversas razones, algunas de ellas evolucionan oca- sionando alta morbilidad y alta mortalidad, tanto en animales, primeramente, y poste- riormente en los humanos, diseminándose a nuevos territorios ocasionando crisis sani- tarias de proporciones internacionales. Este fenómeno se ha incrementado en los últi- mos 20 años, causando millones de casos  de enfermedad y muerte cada año y billones de dólares de pérdidas a la economía de los países afectados (11).

Recordemos que las zoonosis son enferme- dades que de manera natural se transmiten entre los animales vertebrados y las personas (12)

  • (3). Por tal razón, los animales juegan un papel esencial en el mantenimiento de agen- tes infecciosos en la naturaleza y contribuyen en mayor o menor grado en la distribución y la transmisión a humanos y otras poblaciones

 

Terribles enfermedades infecciosas como el Sida, Nipah, Hendra, el Ébola, el Sars o la infl         aviar de alta patogenicidad H5N1 y H1N1 surgieron desde un reservorio animal sil- vestre (11,14) (15) (16), donde primeramente se establecen en comunidades pobres y/o aisladas, sin servicios adecuados de salud pública y salud animal, por tanto, no identificadas y no estudiadas (11). Estas enfermedades endémicas se en- cuentran arraigadas en las comunidades rurales  y zonas urbanas y suburbanas sin servicios, así como en las zonas de conflicto o zonas arrasadas por desastres naturales. El rango distintivo, es que en todas ellas hay carencia económica y de servicios públicos de calidad.

 

En estos lugares de pobreza, millones de personas se encuentran en contacto directo con diversos tipos de animales, y de forma indirecta con sus productos y sus desechos. Los animales con que conviven, pueden ser domésticos, como perros, aves de corral, porcinos, bovinos. Sue- len tener contacto estrecho con la fauna nociva, como son los roedores y artrópodos vectores transmisores de enfermedades y en muchas oca- siones incluso con la fauna silvestre por cacería o invasión de territorios. Las enfermedades del rezago o la pobreza, no son importantes para la salud pública o la salud animal, son general- mente ignoradas, envueltas en un círculo vicioso donde no se conoce su incidencia por que no se estudia, pero no se estudia por que no se conside- ra importante, por lo que los impactos socioeco- nómicos son desconocidos. Los pobres de cada sociedad, y en particular en los países en desa- rrollo, tienen una carga muy alta de enfermedad respecto a las poblaciones que no se encuentran en la pobreza. Dentro de estas, las enfermedades zoonóticas representan el mayor problema. 

Como ejemplos recientes se tiene la emergencia de virus de influenza aviar H5 y H7 de alta patogenicidad en diversas partes del mundo, incluyendo México (17) cuyos reservorios naturales se localizan en las aves silvestres migratorias, pero, debido a diversas determinan- tes epidemiológicas, entre las que se incluyen la posibilidad de contacto entre aves silvestres y aves domésticas, los virus en las primeras escapan a las poblaciones de aves de corral con graves consecuencias a la producción de alimen- tos, como es la carne de ave y la producción de huevo, afectación a la economía y la posibilidad de perturbar la salud pública de manera directa (18).

 

Para algunas enfermedades, los factores de riesgo son muy claros, la rabia y muchas otras zoonosis se transmiten de manera directa, para el control de algunas de ellas existen vacunas eficaces, pero no siempre disponibles, o dis- ponibles, pero sin una adecuada aplicación o conservación no funcionan (19).

Para otras zoonosis, que se pueden trans- mitir de forma indirecta, las medidas de mi- tigación de riesgo las representan la pasteu- rización, la cocción, la vigilancia en rastros, actividades que por diversas causas o determi- nantes sociales no se llevan a cabo.

Factores de riesgo incluyen, entre otros, que la vacunación de animales no se realice por falta de recursos económicos, por falta de dis- ponibilidad de la vacuna, que la pasteurización de la leche no se lleve a cabo por la ignorancia de productores y consumidores sobre la impor- tancia de esta acción de mitigación de riesgo, así como la falsa creencia que la pasteurización afecta la calidad de los productos procesados de la leche (20).

 

Para aquellas enfermedades que afectan a los consumidores de productos de la ganadería, los riesgos están sesgados hacia los pobres o a la po- blación abierta si no existe una adecuada gober- nanza veterinaria (21), es decir, tener al alcance servicios veterinarios de calidad que garanticen las medidas de mitigación por los servicios ofi- ciales de salud pública y salud animal como son laboratorios de diagnóstico veterinario, centros  de sacrificio de animales con inspección veteri- naria, plantas pasteurizadoras de leche entre otras que deben tener los productores.

Chiapas es el estado con la mayor propor- ción de personas en pobreza de México. Alrede- dor del 77.1% de sus habitantes viven esta con- dición. Gran parte de ellos, en pobreza extrema, por falta de acceso a la salud, a la alimentación, a la educación y al ingreso económico mínimo para acceder a una canasta básica (22).

 

La población de Chiapas es inminentemente rural, dispersa en miles de comunidades con bajos ingresos. Estas personas tienen animales como un factor propio de su cultura que les suministra alimentos, materiales para su vestido e incluso ingresos económicos. Sus medios de subsistencia como la agricultura y la ganadería a pequeña escala favorecen la presencia de en- fermedades animales, la mayoría desconocidas y desatendidas por los servicios de salud públi- ca y de salud animal.

 

El binomio personas pobres con animales pobres*, significa alto riesgo. En diversas regio- nes de Chiapas, cerdos criados de manera libre son propensos a ingerir excrementos humanos en localidades donde no hay servicios sanitarios y se practica el fecalismo, perpetuando el ciclo de transmisión de la teniasis-cisticercosis. Los animales de compañía como los perros que viven en las zonas donde las personas son pobres, por obvias razones no hay recursos para vacunarlos ni desparasitarlos, lo que ocasiona que muchas enfermedades prevenibles, como la rabia, sigan siendo un grave flagelo a la sociedad afectando la salud pública y el bienestar animal. Las aves,

que muchas de ellas son entregadas a las mujeres de Chiapas, adquiridas con recursos públicos, sucumben ante enfermedades devastadoras como el Newcastle velogénico. La rabia paralítica bovina, causa cientos o quizás miles de muertes de ganado por malas prácticas de vacunación o falta de la misma. Enfermedades virales, como la encefalitis equina venezolana, pasa desapercibi- da, opacada por enfermedades como el Dengue, Zika y Chikungunya.

 

El binomio personas pobres–animales po- bres*, en una tierra desgastada y devastada, es una realidad en Chiapas. Por esta razón, la investigación de las zoonosis y el cuidado del medio ambiente son vitales para el desarrollo sostenible, que implica lograr, de manera equi- librada, el desarrollo económico y el desarrollo social en un medio ambiente sano.

 

Al contrario de lo que sucede en los países  o estados con altos índices de pobreza, países desarrollados realizan importantes estudios epidemiológicos basados en el riesgo para la investigación, regulación, control, prevención, manejo, vacunación, diagnóstico, costo y vigi- lancia de las enfermedades zoonóticas (23). Si Chiapas quiere salir del gran atraso económico y de salud en el que se encuentra, es necesario que invierta recursos públicos, a través de polí- ticas de desarrollo que visibilicen la importan- cia de la salud animal y el bienestar animal.

 

Es necesario crear infraestructura de labo- ratorios de diagnóstico veterinario y asistencia técnica con veterinarios que atiendan este sector tan lastimado e iniciar paso a paso la recons- trucción del sector y estar en posibilidades de desarrollo. Chiapas puede ser un productor de alimentos de talla mundial, pero hay que comenzar a trabajar en ello.

 



Nombre: Redacción Redacción
Ocupación: Editor

NUESTROS ANUNCIANTES