SOLICITE SU ESPACIO

[961]1472310


Socializa
con nostros
Sábado 22 de Enero de 2022
Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.partly-cloudy-day22 °C
SECCIONES
Chiapas de Tradiciones
Agro info
Agro notas
Agro negocios
Agro eventos
Agro Turismo
Ambiental
Agro Bovinos
Agro Tecno
Agro mujer
Agro Entretenimiento
Negocios
Noticias
Política
Turismo
Agricultura
Tecnología
Ganadería
Eventos
Mujer
Niños
AGRICULTURA

Chiapas de Tradiciones

EL DIABLO QUE CORRE Y VAGA EN LAS CALLES DE MI PUEBLO, HUYE POR LA INMACULADA CONCEPCIÓN


Mazatán es un municipio del estado de Chia- pas, ubicado en la región soconusco, cuyos primeros asentamientos humanos están estrechamente ligados a las culturas Olmeca y Maya. En el periodo de la conquista, se encuentra contado ya entre los territorios de la corona española en el 1526, y para el año de 1735, según registros, aparece bajo el patronazgo de la Inmaculada Concepción (Ina- fed, 1988), la que en la actualidad es una de las fiestas con mayor participación en la zona costa y que le ha valido a su templo, ser el centro de recepción de numerosas peregrinaciones anualmente. 

El día 30 de noviembre de cada año se desarrolla en este municipio una actividad en el marco de estos festejos patronales, que conmemoran la milagrosa aparición de la Virgen de Concepción en el litoral mazateco. Esta actividad es una representación teatral/danza utilizada como un medio de evangelización y que por su particularidad es una de las mayores manifestaciones cultura- les de este municipio costero.

 

"El día 30 de noviembre se conmemora la milagrosa aparición de la Virgen de Concepción en el litoral mazateco"

Las representaciones teatrales de hechos y narraciones han sido un recurso muy utilizado desde tiempos antiguos para la evangelización, ya que en todas las culturas estas fungen como transmisoras de historia, tradición y conocimiento; coligado a cada una de las cosmovisiones de los pueblos. Fueron un medio empleado por los primeros evangelizadores de la Nueva España y los territorios pertenecientes a la Capitanía de Guatemala para poder acercar a los recién conquistados al aprendizaje de las ver- dades de fe y doctrinales: un ejemplo de ello son los esfuerzos emprendidos por los Frailes Dominicos (Orden de Predicadores), quienes fueron de los primeros en ocuparse por la evangelización de los territorios de la Diócesis de Chiapa y el Soconusco (Mireles Gavito, 2016).

 

Para nada resulta extraño que haciendo uso de este recurso catequético los clérigos hayan creado una forma de realzar la solemne fiesta de la Inmaculada Concepción de la Virgen María con la ya tradicional “Salida y correteada de diablos” en el pueblo de Mazatán, cuyos habitantes de esa época eran de origen indígena.

 

La explicación de esta tradición se basa en el hecho del por qué se nombra a la Virgen María como Inmacu- lada. Según el dogma de fe promulgado por la Iglesia Católica (PIO IX, 1854), María desde el primer instante de su concepción en el seno de su madre santa Ana, fue preservada por voluntad y designio divino de la mancha del pecado original, en atención a su misión futura de madre del salvador, es decir que, por la descendencia de María quien es Cristo su Hijo, el mal fue vencido.

 

De ello deriva una narración explicativa poco difun- dida de esta tradición, la cual refiere que a sabiendas de que con el novenario preparatorio la celebración anual de la fiesta en honor a la santa patrona es inminente, es necesario que tanto el pueblo y sus habitantes se lim- pien o purifiquen y una forma de representarlo es con esta tradicional correteada la cual tiene el significado que el Diablo se aleja y escabulle ante la presencia de Dios y de su Madre; que es importante que con ello

el pecado, los vicios, perversiones y oscuridad salgan también del lugar, puesto que satanás no soporta la refulgente luz de Cristo y María. Es decir que, por la Inmaculada Concepción de la madre de Dios, suceso que principia la historia de la salvación; el mal se estre- mece, se sabe vencido y humillado por aquella a quien no pudo alcanzar la mancha del pecado de nuestros pri- meros padres, Adán y Eva. Es por eso que, sabiéndose arrasado, vaga y corre por las calles del pueblo hacien- do recordar que el estar lejos de Dios es el peor castigo para quien por el mal se deja seducir.

 

De manera picaresca existen otros elementos ligados entre sí y agregados a esta representación, dos concernientes directamente al personaje del “Diablo” y otro más que tiene que ver con un baile y se asocia a distintas representaciones realizadas de manera más difundida en algunas otras partes de nuestro país y en Guatemala (Vargas Chang, y otros, 2003). 

Los primeros son el hecho de que el diablo es perseguido por niños (es decir, almas puras, inocentes) a quienes chicotea por ir gritando tras él y evidenciando su presencia e identidad, ya que el personaje del diablo busca sorprender audazmente a mujeres jóvenes para besarlas. La otra hace referencia a un baile en el que estos “diablos corredores” participan junto con otras personas que, portando atuendos llamati- vos, máscaras grotescas o de algunos per- sonajes y en su mayoría siendo hombres vestidos de mujer, representan al pecado y a quienes viven bajo el engaño de este.

Al medio día realizan un recorrido por las principales calles de la cabecera municipal y se concluye frente al templo parroquial, dicho templo hoy día posee la declaratoria de santuario a nivel diocesano, por las multitudinarias procesiones y cantidad de fieles que ahí acuden.

 

El personaje del diablo y su atavío tradicional se caracteriza por los siguientes elementos: de alguna tela de color rojo camisola y pantalón, máscara talla- da artesanalmente en madera con rostro demoniaco en color escarlata y moteado blanco con negro, bigotes y cejas de pelo de algún animal, orejas y cuernos de piel o también labrados de la misma madera; además de un chicote o látigo rojo con el cual azota y amedrenta a los que le persiguen en su recorrido, partiendo por lo me- nos tres de ellos de un domicilio particular (antiguamente también lo hacían desde la presidencia municipal) y por turnos. El primer turno sale aproximadamente a las 4:00 am y el último alrededor de las 5:00 pm. Esto se ha organizado por los mismos participantes en colectivo, entre diablos y ‘enmascarados’ por su expreso deseo de continuar con esta tradición a manera de exvoto.

 

Las personas que participan de la correteada caracterizándose de diablos y los ‘enmascarados’ que realizan este baile/ danza son en su mayoría devotos que han recibido algún favor o milagro, y que a manera de manda o por promesa, año con año celebran esta representación en agra- decimiento, ofreciéndola por sus intenciones. Esta tradición es una de las principales actividades realizadas en honor a la Santísima Virgen María, a la celebración litúrgica de su Inmaculada Concepción, la cual es fiesta principal y a la conmemoración de la aparición de su imagen en nuestras costas hace más de 400 años, como se sabe por tradición oral y como lo han comprobado los estudios realizados a la bella efigie que sitúan su manufactura en los albores del siglo XVI.

 

La importancia de la preservación de esta antiquísima tradición radica en el rol evangelizador que cumplió y continúa cum- pliendo; ya que hoy en día con el devenir de la historia se le han querido añadir otros elementos a su signifi y origen que nada tiene que ver con el sentido por el que esta y otras representaciones y danzas que se efectúan en México fueron pensadas por los evangelizadores originariamente, y con el objetivo de que los pobladores de estas regiones abrazaran la fe, la asimilaran y comprendieran algunos conceptos o dogmas importantes para su crecimiento espiritual (Aracil Varón, 2016).

 

Actualmente forman parte también del bello folclore que caracteriza a nuestro hermoso municipio, que enaltece nuestras costumbres y nos da identidad, una identidad forjada por nuestros antepasados y con un legado de gran piedad hacia la Inmacula- da Virgen Margarita Concepción. Preservar estas tradiciones y recuperar su sentido original es tarea de todos puesto que son elementos importantes del acervo cultural y las prácticas piadosas que representan la escala de valores de nuestras ascendencias en conjunto con su forma de concebir la fe católica, lo que resulta en una notoria manifestación cultural, destacada no solo en este pueblo sino entre todos los de la región soconusco, donde su historia y lo asociado a ella son ampliamente conocidos. 

Esta evidencia etnográfica tiene fun- damentos encontrados en el trabajo de campo; a través de relatos de habitantes de Mazatán, quienes participan de estos actos tradicionales.

 

 



Nombre: Redacción Redacción
Ocupación: Editor

NUESTROS ANUNCIANTES